Archive for the ‘ internet ’ Category

Larga vida al videoclip

Siendo como soy fiel amante de este género tantas veces condenado a la extinción, me alegra descubrir que se le van encontrando nuevas rentabilidades. Y es que, actualmente, gracias a las nuevas plataformas de difusión, los videoclips musicales se pueden comprar como piezas individuales. En tiendas digitales tipo iTunes, con la misma facilidad con la que se compra una canción, se puede adquirir un videoclip.

¿Habrán incidido estas novedades en la deprimente situación del videoclip español que retrataba el realizador Luis Cerveró en el 2007?

(Imagen tomada de http://www.tucamon.es)

LARGA VIDA AL VIDEOCLIP

Hace cinco años escribí junto a Lope Serrano un largo artículo bajo el pretencioso título de ’Por una cierta tendencia…’ en la desaparecida y muy reivindicable revista ’Scope’. El artículo en cuestión ponía sobre la mesa la desesperante situación del videoclip español, inculpando a todos los sectores que en nuestra opinión la provocaban: las discográficas, los músicos, las productoras, los realizadores, las televisiones y la SGAE. Sin embargo, pese al tono duro, incluso rabioso, el texto fue escrito en un momento de esperanza e ilusión. En 2002, parecía que algo estaba cambiando y el artículo terminaba dando a conocer a una serie de realizadores españoles que, según parecía entonces, iban a importar el fenómeno de directores estrella ocurrido en el mercado anglosajón en los noventa. Ya saben, Spike Jonze, Chris Cunningham, Michel Gondry, etc. De ahí la (ingenua) referencia al célebre artículo de Truffaut.

Han pasado cinco años y nada parece haber cambiado. Es más, me atrevería a decir que las cosas han ido a peor. Pero yo sí he cambiado, y lo que antes me parecía una conspiración judeo masónica para destruir un formato al que adoro, -el vídeo de promoción musical-, ahora me parece lo más normal del mundo. Y ante todo, he aprendido, o la vida me ha enseñado, que es muy triste lamentarse continuamente de la suerte y el destino de las cosas que te importan. Sí, las cosas están mal, pero no es grave y sobre todo, es perfectamente comprensible.

La industria musical, si es que se puede seguir hablando en esos términos, ya no nos necesita. Es una industria herida, mutante y ante todo muy desconcertada. Vivimos tiempos de continuas transformaciones, adaptaciones a nuevos formatos y canales de difusión. Y si bien hay muchas cosas que todavía están por definirse en las nuevas reglas del juego de la promoción, hay una que es clara y meridiana: la música ya no necesita a la televisión.

Es un problema de rentabilidad, y no hay que olvidar que el videoclip nunca fue nada más que un anuncio audiovisual de una canción, por muy sofisticado y artístico que este llegará a ser. Hace ya años que un directivo de una discográfica me dijo que comercialmente era más rentable anunciarse en un autobús que gastarse el mismo dinero en un videoclip. ¿Triste? Pues no, si eres diseñador gráfico. O músico.

En realidad siempre ha sido un misterio la rentabilidad comercial de un videoclip. Y ya hace muchos años que estos se siguen produciendo por una mezcla de inercia y de supuesto prestigio. Si estás en determinado sector de ventas, tienes que tener un video. Si no es así, puede dar la sensación de que no eres lo suficientemente importante en el mercado. Y este sí que es uno de los verdaderos problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad. El único valor de un clip musical, hoy en día, es su mera existencia. No importa ni la idea, ni su factura técnica, ni siquiera si apoya adecuadamente la imagen del grupo. La mayoría de las veces acabará troceado y reencuadrado en un spot de diez segundos para descargarse el politono.

Estoy generalizando, por supuesto, y no hace falta que incida en los peligros de toda generalización. En cualquier caso, el verdadero mal que nos afecta es la falta de criterio y compromiso estético a la hora de encargar un video musical. Pero, de nuevo, es perfectamente comprensible. Las discográficas están mucho más preocupadas en adivinar cuál es el nuevo soporte para la promoción audiovisual de la música (DVD, móvil, iPod, YouTube…) que en supervisar la calidad del producto. Ahora mismo están mucho más pendientes del continente que del contenido. Y nuestra función como realizadores y productores de imágenes es acompañarlas en esos palos de ciego hasta que todo se asiente y llegue el momento de serenarse y centrarse en lo que de verdad importa: la belleza y la coherencia de esas imágenes.

Es verdad que está siendo un momento muy duro, que estamos asistiendo, como realizadores, a verdaderos abusos y desplantes por parte de las discográficas. Cada vez nos pagan menos y peor; asumen nuestra capacidad de hombres orquesta de llevar la cámara, editar y postproducir en casa; nos tratan como cromos intercambiables; nos someten a concursos indignantes para las cifras que se manejan; y muchas veces nos dejan tirados sin ni siquiera llamar para decir que finalmente no se hará el vídeo. Son muchos los casos de compañeros míos de generación que han tirado la toalla, pese a ser amantes del formato, porque se sienten utilizados y ninguneados. Pero todo esto es perfectamente normal, porque, en definitiva, estamos asistiendo a la muerte del videoclip tal y como lo habíamos conocido. Es una lenta y triste agonía. Y nos queda el consuelo de saber que tras la muerte, vendrá la resurrección: ya sea por la web, por el móvil o por el iPod, la música seguirá necesitando de la imagen para su difusión comercial. Yo personalmente no entiendo porque se dice que esto supondrá una reconsideración en cuanto a calidad técnica y presupuestos de producción.

Pero si es así, pues habrá que adaptarse y punto.

Es un aburrimiento total estar siempre anclado en los problemas que afectan a los videoclips de nuestro país. Sí, es cierto, tenemos muchas dificultades, tenemos la colección completa, pero yo propongo dejarlas de lado, ya que hacerles frente es inviable, y seguir apostando por la pasión que, con todo, nos arrastra a seguir creyendo en lo que hacemos. Puede que no sea rentable, puede que no tengamos apoyo y que ni siquiera tenga demasiado sentido seguir con ello. Pero ¿por qué hay que regirse por estos términos comerciales? Hagamos aquello con lo que disfrutamos, dejándonos la piel como idiotas, y puede que incluso consigamos que, un buen día, un videoclip deje de ser tan sólo un jodido anuncio de un single discográfico.

El videoclip ha muerto. Larga vida al videoclip.

(publicado en el Suplemento Culturas de La Vanguardia, 7/2/2007)

¿Dónde te gustaría despertar mañana?

Cincuenta personas, Una pregunta de Benjamin Reece y Nathan Heleine.

El museo real también es virtual

The lazy logic of Ignava Ratio, obra del artista Ryan McGiness, que estará presente en La Casa Encendida de Madrid con un taller de arte y un casting online.

Centros de arte españoles se lanzan a Internet en busca de nuevos públicos: visitas interactivas, selecciones online y debates sobre la Red, entre la oferta.

Hace ya algún tiempo que los museos se han dado cuenta de que su público ha cambiado. No es sólo cuestión de edad, cultura o globalización. La culpa, o el mérito, es de las nuevas tecnologías, con Internet a la cabeza. Millones de personas han ido incorporando la tecnología a sus hábitos cotidianos, descubriendo el placer de estar conectados, participar en eventos lejanos y compartir fotos, música, juegos y pensamientos, en tiempo real y con gente de todo el mundo. Es un público que, sin teorizarlo, vive diariamente la web 2.0. Y los museos han entendido por fin que, para captarlo y fomentar su participación, deben usar sus mismas armas.

Varios de los grandes centros artísticos españoles han estrenado el año con nuevas estrategias para Internet. La Casa Encendida de Madrid, por ejemplo, ha lanzado el casting online titulado Se buscan Ryan McGinness para encontrar dobles de este artista nacido en Virginia y afincado en Nueva York. McGinness tiene 37 años, el pelo oscuro y lacio y su look, como su obra, combina reminiscencias de la década de 1970 con elementos contemporáneos. Para convertirse en su doble no hay que parecerse a él, ni siquiera hay que ser hombre y menos artista. “No hace falta experiencia, sólo sentido del humor y ganas de mancharse las manos”, asegura McGinness, que elegirá los participantes según sus motivaciones.

Los seleccionados participarán en un taller de serigrafía, en el cual se crearán parte de las obras que se exhibirán en La Casa Encendida, del 4 de febrero al 4 de abril, en la muestra Estudio Franquicia. Las candidaturas se pueden someter a través de la web o de la red social Facebook, donde el público podrá votar su aspirante preferido. Éste se añadirá a los 24 participantes elegidos por el artista, y será invitado a Madrid con gastos pagados desde cualquier lado del mundo.

“Hemos lanzado la convocatoria a través de Internet, porque es el medio más expansivo, libre y democrático y sobre todo el preferido por la gente joven. La propuesta de Ryan tiene en la red su sitio natural, porque aborda el tema de la autoría, la copia y la propiedad intelectual. El autor pone a disposición del público su proceso creativo, su obra y su propio yo, contribuyendo así al debate actual sobre la libertad de circulación de contenidos en la Red”, explica José Guirao, director de La Casa Encendida, que siempre ha demostrado una especial interés hacia las nuevas tecnologías y los debates que han despertado.

Internet se ha constituido como un nuevo espacio para la creación y la difusión con todo lo que esto conlleva y los museos españoles deben quemar etapas para ponerse al nivel de los cambios sociales. No se trata sólo de los museos geográficamente periféricos, que buscan en la red una nueva centralidad: es el caso del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (Meiac) de Badajoz, que acaba de presentar la segunda entrega de NETescopio, un nuevo visor de arte en la Red y, a la vez, un archivo en continuo desarrollo de obras concebidas para Internet.

Los grandes museos también multiplican su presencia en la Red y utilizan sus herramientas gratuitas y colectivas. Desde el Prado, que a través de Google Earth permite navegar por sus obras maestras, hasta la Tate de Londres, que gracias a Google Street View, permite al público buscar los lugares reproducidos en las obras de la colección y ver cómo han cambiado, además de colaborar en el proyecto Mapping the Tate, señalando coincidencias entre los entornos reales y las representaciones pictóricas correspondientes.

Entre los centros de arte españoles que han aprovechado el año nuevo para estrenar web está el Arts Santa Mónica de Barcelona, que presenta su primer proyecto online (www.culturesdelcanvi.com), diseñado y dirigido por Bestiario. Se trata de una base de datos, de acceso libre y enfoque amable, para navegar de forma transdisciplinar a través de los conceptos de complejidad en varias áreas del conocimiento, desde la sociología hasta la matemática, con el objetivo de contribuir a encontrar un lenguaje común entre las disciplinas científicas y humanísticas. Está claro: el museo real/tradicional se hace también virtual/digital.

Nichos virtuales para visitantes reales

El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona lanzará una nueva web que funcionará como incubadora de proyectos de creación y presentará versiones virtuales de cada exposición, realizadas todas ellas con un enfoque de comisariado según el tipo y el contenido. La primera propuesta en esta nueva aventura es la visita virtual de la muestra Cerdà y la Barcelona del futuro, que permite profundizar en este proceso de renovación urbanística, de la mano del comisario, el arquitecto Joan Busquets.

“Hemos creado el CCCB Lab para investigar los nuevos escenarios virtuales y estudiar las tecnologías más innovadoras para experimentar con nuevos formatos”, indica Josep Ramoneda, director del CCCB, que abrirá pronto un nuevo portal de corte experimental, centrado en desarrollar nuevos formatos de expresión y creación audiovisual.

Finalmente, siguiendo los pasos del Guggenheim de Bilbao, que fue pionero en ofrecer un recorrido virtual del museo guiado por una animación del director, Juan Ignacio Vidarte, el Museo del Prado ha creado un itinerario virtual para niños que incluye la guía de la mano de una menina animada.

por ROBERTA BOSCO, El País – Barcelona – 15/01/2010

Arte apuesta por la creación web

La cadena franco-alemana apuesta por Internet para rejuvenecer su audiencia. Para la temporada 2009-2010, Arte tiene previsto progresar cual “fuerza tranquila”, según las palabras de Jérome Clément, director de Arte Francia, misión para la que se han propuesto “aprovechar cada vez más Internet como plataforma de creación”, insistió el presidente de la cadena, Gottfried Langenstein, durante la conferencia de la rentrée de Arte, a finales de agosto.
Ya  se están preparando entre seis y diez proyectos de documental-web o ficción-web para 2010. Un medio clave para ampliar y rejuvenecer la audiencia de Arte, que, globalmente, en la última temporada, ha visto aumentar las visitas a sus sites en un 40%, según indicó el presidente de la cadena.
Después del gran éxito de la pionera serie documental Gaza-Sderot, la vida a pesar de todo, creada por Arte a finales del 2008, tienen previsto abordar nuevos experimentos que unan investigación e interacción: Prison Valley, un documental que radiografiará una penitenciaría-ciudad de Colorado; y Cuba/Miami, sobre la vida cotidiana de las generaciones jóvenes de estos dos lugares.
Por otro lado, los equipos de Arte Reportage propondrán series-web de actualidad basadas en las nuevas formas de interactividad, para acompañar los eventos políticos importantes (como la próxima Cumbre Climática en Copenhague, los 50 años de la Declaración de los Derechos de la Infancia, etc.).
Presentado antes del verano (el 28 de mayo), el site Arte Live Web, dedicado al espectáculo en vivo, permitirá cada vez más a cada usuario, desde su salón, asistir a eventos artísticos (conciertos, óperas, danza, obras de teatro) en directo o en diferido.
Por último, cabe señalar que el sitio de vídeo a la carta Artevod.com ofrece un nuevo servicio: el pedido en soporte DVD de cualquiera de los 200 títulos de la videoteca de Arte.

Martine Delahaye

Traducción del artículo Arte mise sur les webs-créations publicado en Le Monde a principios de septiembre de 2009.

Otros enlaces de interés:

Información sobre el canal Arte
Sitio oficial del canal Arte

“Kali”, nueva serie web

Canal+ inaugura su primera serie web, una ficción de 12 episodios. A continuación, incluyo la traducción del artículo que publicó el periódico francés Le Monde en su suplemento dominical el pasado domingo 4 de octubre.

Alexia Barlier es Kali (Xavier Lahache para Canal+)

Alexia Barlier es Kali (Xavier Lahache para Canal+)

KALI, HEROÍNA TECNOLÓGICA, LLEGA A LA WEB

Una joven inglesa se despierta en el Eurostar y, aparentemente, no recuerda nada. Ni quién es, ni qué hace dentro de ese tren que la lleva a París. Más extraño todavía, llega a la capital francesa,estación del Norte, se da cuenta de que habla con soltura la lengua de Molière, sin acento, a pesar de que ella jamás la ha aprendido. El misterio crece aún más cuando tres hombres intentan agredirla. Descubrimos entonces que nuestra amnésica no está falta de recursos: practicante sin lugar a dudas de un deporte de combate violento y de métodos de defensa personal muy eficaces, deja K.O. a sus tres agresores y consigue huir…

Y es que Kali no es una mujer corriente. En realidad, es un “soldado aumentado”, un prototipo viviente cargado de nanotecnologías, enviado a París  para una demostración, en el marco de una operación de venta de la tecnología al mejor postor. Así pues, hasta sus más mínimos gestos están controlados por satélite y por una batería de cámaras de vigilancia.

Al mando, por así decirlo, Karl, el cual presenta a sus clientes potenciales los talentos de su criatura. Lo que no sabe Karl es que Kali en realidad forma parte de una banda de hackers, unos superdotados piratas informáticos que han infiltrado el proyecto. Tanto unos como otros la manipulan, mientras justo en medio de esta carrera-persecución se encuentra Kali, medio mujer, medio robot, la cual deberá reencontrar la humanidad que hay en ella para salvarse. ¿Quién tomará la delantera?

Esta palpitante intriga de doce episodios de 6 minutos desenfrenados es lo que nos propone ver Canal+, a partir del lunes 19 de octubre. ¿En abierto? ¿Codificado? De hecho, ni lo uno ni lo otro. “Kali”, que es también el nombre de la serie, se presenta como la primera serie web producida por el site de Canal+. Realizada por Richard Johnson, el proyecto ha sido producido por La parisienne d’images, por iniciativa de La Fabrique, unidad especial de ficción de Canal+ dirigida por Bruno Gaccio.

Podremos ver “Kali” en la dirección siguiente: kali.canalplus.fr, a razón de 2 episodios por semana, uno el lunes y el otro el jueves, en el site especialmente dedicado, con textos editoriales sobre nanotecnología, enlaces, bonus y comentarios. La serie web ya tiene grupo en Facebook y se puede visionar el teaser aquí. Los más pacientes esperarán al mes de diciembre la emisión por Canal+ de la versión de 90 minutos en la cuarta temporada de “La Nouvelle Trilogie”.

Olivier Zilberton