Sobre Catalina Estrada

Artículo publicado en V de Vogue, blog de Roberto Enríquez, en octubre del 2007.

Catalina Estrada nació, creció y vivió en una casa de las montañas de Colombia, de donde salió para viajar a París tras estudiar Arte en Medellín, “la primera ciudad donde yo viví fue París, con veintitantos años, porque yo siempre había vivido en las montañas. Y no me di cuenta de lo afortunada que fui hasta vivir en una ciudad; la fortuna de vivir en el campo, con animales, con el jardín de mi madre lleno de plantas, todo el año florecido… una abundancia de la que no te das cuenta hasta que no te vas de allí.”

Una abundancia que llena las ilustraciones de esta artista que llegó a Barcelona “de paso” y que pronto cumplirá nueve años en la ciudad que le descubrió la posibilidad de ganarse la vida haciendo lo que ella quería: dibujar, “empecé a meterme en el mundo de la ilustración por los DJs y las discotecas, no porque sea un mundo que frecuente mucho sino porque a ellos les iba muy bien mi lenguaje de ilustración y a mí me iba muy bien la tolerancia que tenían con el color. Empecé haciendo flyers para fiestas, posters… y poco a poco descubrí que se podía vivir de esto. Que no tenía porqué optar entre el arte o el diseño gráfico, sino que gracias a la ilustración podía crear mi lenguaje personal. A la gente le gustó, empezaron a hacerme encargos, y hasta hoy”.

Catalina Estrada para Paul Smith

Catalina Estrada para Paul Smith

Hoy, cuando Catalina Estrada me muestra las fotografías de la próxima colección de Paul Smith para Japón; con sus ilustraciones y su nombre junto al del diseñador inglés en la etiqueta. Hoy, cuando Catalina me cuenta que ya puede verse en las tiendas Custo algunas prendas para este invierno con sus dibujos estampados, o me habla entusiasmada de la que será ya su cuarta colaboración con Anunciaçao – una exquisita firma de moda brasileña que elabora prendas de ediciones limitadas, con bordados a mano y en cuyas etiquetas aparece el nombre de la mujer que la bordó y las horas que tardó en hacerlo -; una colección que llevará por título “La hora del té” y para la que Catalina piensa crear ilustraciones inspiradas en la vajilla de porcelana de Delft que heredó de su abuela.

Ilustración de Catalina Estrada

Ilustración de Catalina Estrada

Pero el trabajo de Catalina Estrada no se limita a la moda, sino que abarca otros ámbitos tan variados como son la publicidad – una campaña para Coca Cola en Australia que incluía el diseño de una edición limitada de la botella -, la decoración, los objetos de escritorio, el diseño de las bolsas de la temporada navideña para Marks & Spencer, o las imágenes para un evento de la MTV. Todas ellas con su propia personalidad adaptada a las características del proyecto y con una enorme carga cromática y sensorial:

“Las imágenes vienen de los recuerdos, y de la suerte de haber podido viajar mucho y coleccionar estampas, empaques, etiquetas… y lo que no, en la memoria y en las fotos. Vienen de la nostalgia por mi infancia en Colombia, de esa memoria, de lo que sigue ahí y de esa noción estética tan linda que tiene la gente, capaz de combinar los colores de la forma más atrevida hasta en las puertas y las paredes de las casas más humildes”.

El universo de Catalina Estrada es un universo de paraísos constantemente recordados, de una infancia dichosa que permanece y de esa felicidad militante tan colombiana a la que Catalina se mantiene fiel con su trabajo “prefiero usar el arte para que me haga sentir bien. No tengo ningún lema, ningún discurso detrás, salvo mi amor por la naturaleza, por la estética, algo más emocional”.

Una estética y unas emociones que son universales (Colombia, Asia, Brasil, Barcelona, Londres, París…) porque así las contempla Catalina: “Encuentro muy cercano el uso del color en Latinoamérica, Asia del Sudeste o el folclore nórdico. Hay vínculos entre lugares tan remotos, que hablan idiomas tan distintos,… pero muchas veces la estética es muy parecida, es otro universo; no hay idioma, pero es muy hermoso que las imágenes puedan llegar a cualquier persona de cualquier cultura y le producen sensaciones a cada cual diferentes.”

Y las imágenes de Catalina Estrada llegan. Igual que ella ha llegado; para quedarse. No como un producto de la moda pasajera que cada vez más elige sus imágenes como motivos para sus colecciones, sino como una honesta propuesta de un mundo interior infantil y colorista, donde la fauna y la flora conviven en perfecta simetría.

Portada del libro "Sweet Company"

Portada del libro "Sweet Company"

Una propuesta que podéis gozar en su nuevo libro publicado por Rojo, “Sweet Company”, que muestra una preciosa selección de los dibujos de Catalina, que a finales de este mes expone en una galería de Los Angeles.

Antes de terminar, quisiera añadir algo de información. A aquellos interesados en descubrir las herramientas con las que Catalina Estrada crea sus ilustraciones, les gustará saber que Adobe Illustrator juega un papel fundamental. Según comentó en una ocasión anterior, “mis trabajos de ilustración son enteramente hechos en Illustrator de principio a fin, mientras que los trabajos de arte, lo que es pintura, sólo los bocetos los hago en Illustrator, sobretodo porque aquí tengo la facilidad de ensayar y calibrar colores, trabajar con diferentes gamas y paletas hasta quedar totalmente satisfecha con la totalidad de las obras. Cuando tengo los colores definidos de cada pieza, ahí empiezo a pintar ya con las manos y con plantillas, mezclo diferentes técnicas. Pero para mi el primer paso es tener el color definido, el color para mi es primordial”.

Ilustraciones para tablas de snowboard Salomon

Ilustraciones para tablas de snowboard Salomon

Anuncios
Los comentarios están cerrados.